Cartes novembre 2014

0
11

Asociaciones
Desde mi llegada a La Llagosta, y de eso hace ya muchos años, siempre he pertenecido y pertenezco a distintas asociaciones. Nunca me he conformado con ver los toros desde la barrera, evitando siempre la tentación de caer en la crítica fácil a todo lo que hacen los demás.
Muy al contrario me he implicado en todas las asociaciones a las que he pertenecido y pertenezco y también en las propuestas municipales de participación ciudadana a que he sido invitada y en cuyo objetivo he creído. Mi lema: Si quieres un mundo mejor, no esperes a que te lo hagan, empieza a construirlo tú.
Esta apertura de miras, apoyando aquello en lo que creo, que no es ni más ni menos que la aplicación del sentido común y el interés general, también me ha reportado no pocas críticas, sobre todo amparadas en el anonimato que ofrecen las nuevas tecnologías.
Mi actitud abierta, que en principio no debería molestar a nadie, no siempre ha sido bien entendida, por quienes en lugar de amistad esperaban sumisión, en lugar de crítica constructiva que les ayude a mejorar, esperaban la complicidad de mi silencio. Pero, aparte de estos pequeños inconvenientes, tengo que decir que mi participación en el tejido asociativo de La Llagosta, me ha deparado muchísimos momentos de satisfacción.
A través de las asociaciones he conocido a grandes personas. Personas con las que compartir proyectos solidarios para echar una mano a los más desfavorecidos, comprar juguetes a niños sin posibilidades, organizar conferencias, conciertos, etc… Cosas, en definitiva, que te enriquecen como persona y que tan necesarias son en estos momentos tan difíciles.
Hoy, más que nunca, hay que reivindicar la importantísima labor que llevan a cabo las asociaciones, todas ellas nutridas por voluntarios que ayudan a los más desfavorecidos y a dinamizar la vida del pueblo. Entre ellas merecen una menciónespecial Rems y Cáritas, que llevan a cabo un trabajo extraordinario en la captación y reparto de ayuda, por desgracia siempre insuficiente, a los más necesitados. Quiero animaros a todos a participar activamente en el rico tejido asociativo de nuestro pueblo para que cada uno ponga su granito de arena en contribuir a que La Llagosta sea un pueblo más humano, más justo y más solidario. En este momento, hay muchas personas que nos necesitan, quién sabe si mañana seremos nosotros los que los necesitemos a ellos.
Pilar Cardeña

Publicitat

FER UN COMENTARI

Introduïu el vostre comentari.
Introduïu el vostre nom aquí