Teresa Ventura: “La gente mayor en La Llagosta es muy activa y todavía lo podría ser más”

0
75

70 años. Primera mujer presidenta de la Agrupación de Jubilados y Pensionistas de La Llagosta. Su junta está formada por seis mujeres y un hombre. En la asamblea donde fue elegida, la participación también fue mayoritariamente femenina.

– Después de cinco años yendo al Casal d’Avis y formando parte de la Agrupación de Jubilados, ¿cómo ha llegado Teresa Ventura a ser la primera mujer presidenta de la entidad?
– Nunca hubiera pensado haber llegado así. Nos llegaron noticias de que no había ninguna candidatura para la Agrupación. Hace muchos años que existe y nos sabía mal que todo el trabajo que había hecho gente anterior a nosotros se pudiera perder de esta manera. Estuvimos hablando varias señoras y unos cuantos señores y decidimos tirarnos al agua. Presentamos una candidatura, la única, y salimos elegidos.

– Una candidatura formada prácticamente toda por mujeres.
– Sí, solo hay un hombre, un vocal. Los estatutos marcan que como mínimo debe haber dos personas vocales, nosotros tenemos cuatro y una de ellas, muy válida, es hombre. Pero detrás nuestro tenemos una cantidad de gente importante que está dispuesta a ayudar en lo que haga falta. La Agrupación tie­ne cientos de socios y, si quieres hacer cualquier actividad, como Castañada, la Fiesta de Navidad, el Día del socio…, necesitamos mucha gente que nos ayude.

– Esta mayoría de mujeres, ¿dará una impronta diferente a la Agrupación?
– El día 3 tuvimos la asamblea de la Agrupación de Jubilados y ahí oímos de todo. El día que hicimos pública la candidatura, hubo unos «señores» que dijeron «mira qué poco trabajo que deben tener éstas, ya les daré yo más trabajo». Son actitudes muy machis­tas. Pero la asamblea tuvo más socios que nunca, 85, y eso que a la misma hora se estaban celebrando otras actividades en el Casal d’Avis. La mayoría de los presentes eran mujeres, casi el 75%. Esto demuestra que la mujer hoy en día, tenga la edad que tenga, quiere estar informada y participar. Ese día, algún hombre tambié­n comentó «vaya reunión de marujas». Esto sabe muy mal, porque las mujeres son las que hacen muchas actividades y continúan cuidando de sus maridos, de los hijos, y en algunos casos, como el mío, de los padres.

– Usted es una persona muy conocida en La Llagosta, ¿en sus planes estaba formar parte de la Agrupación?
– Me apunté al Casal cuan­do supe que, desde el Ayuntamien­to, en este espacio, que no deja de ser un edificio municipal, se hacían muchas cosas dirigidas a una gente de una edad determinada, como talleres de memoria, mandalas, pintura…, muchísimas cosas. Entonces pensé que en el tiempo libre tenía que hacer cosas. No nos podemos quedar en casa haciendo solo de abuelas.

– ¿La nueva junta se plantea hacer algún cambio en el programa de actividades?
-La mayoría de actividades que se hacen son del Ayuntamiento. Hay mucha gente que todavía no sabe diferenciar entre el edificio municipal, con técnicos municipales, que organizan actividades, y nosotros, que como Agrupación no hacemos esta programación, que la coordina la técnica, Lola Heredia. Nos dedicamos más a los juegos de mesa, a dar charlas, viajes, …

– ¿Cómo cree que es la vida de las personas mayores de La Llagosta?
– Es muy activa y todavía podía ser más. A ver, cuando entras en el Casal, es verdad que solo ves señores por ahí. Por las mañanas las mujeres están haciendo gimnasia. Los abue­los son más sedentarios y las abuelas son las que hacen más actividades, como teatro, play-back, gimnasia, canto,…, de todo. Las mujeres somos mayoría.

– Y en los cinco años que lleva viniendo al Casal, ¿ha cambiado mucho?
– No, no mucho. No puedes hacer que la gente se implique más. Hay que tener en cuenta que las personas que vienen por aquí tienen 80, 85, 90 años. Como mucho harán alguna excursión en la que que no tengan que caminar mucho y una buena comida, eso sí. Tenemos la suerte de que en La Llagosta hay gente mayor, muy mayor, que tiene una gran vitalidad. Por ejemplo, los bailes del domingo, yo me quedo parada cuando los veo bailar dos horas seguidas.

– ¿Los abuelos de ahora tenéis más responsabilidades que los de antes?
– Sí, sí. Una compañera de trabajo me decía «antes trabajaba y cobraba. Ahora, trabajo el doble y encima gasto dinero». Nos encontramos gente que trabajaba y no podía hacer cosas y ahora, estando jubilados, se encuentran que tampoco pueden hacerlo. Ahora hay mujeres que nos han pedido organizar una salida de un día en sábado, que lo tienen más libre. La haremos el día 3 de junio.

Publicitat